Jack Ma, el fracasado que triunfó

0

Si se pregunta quién es la persona que aparece en la cabecera de este artículo y por qué le suena su cara, probablemente sea porque le habrá visto una o dos veces en las noticias en el último año.

Micrófono en mano dando charlas sobre cómo abrirse paso en el mundo de las startup o dirigiéndose a sus inversores, Jack Ma, el hombre más rico de China y fundador Alibaba resulta ya una cara conocida. Un rostro que el común de los mortales vinculamos al dinero, al éxito de aquellos pocos que son llamados a ocupar un asiento en el Partenón de los multimillonarios. Pero para unas pocas personas, aquellas que le hicieron una entrevista de trabajo en las más de 30 empresas a las que solicitó empleo, su cara no debió de parecerle nada distinta a la de cualquier otro.

jack ma portada forbes

Jack Ma, portada de Forbes

 

Jack Ma fue rechazado por más de 30 empresas antes de fundar Alibaba

Lo mejor de las historias de grandes fracasos es saber que también forman parte de las biografías de los grandes triunfadores. Y hablamos de ellos. De los triunfadores de verdad. Jack Ma escuchó hasta 32 veces el famoso “ya le llamaremos” antes de fundar la mayor empresa de comercio electrónico en internet. «Acudí a solicitar empleo a KFC cuando llegó a mi ciudad», relata. «Veinticuatro personas buscamos trabajo en el restaurante. Veintitrés fueron aceptadas y yo fui el único que no logró hacerse con un contrato».

Ma, profesor de inglés en su juventud, tuvo que realizar su examen de ingreso a la universidad dos veces tras suspenderlo la primera vez. Pero desde muy temprano se encendió en él la llama del emprendedor. En 1995, tras descubrir internet, utilizó 1.140 dólares de sus ahorros personales y un préstamo de un familiar para fundar su primer negocio de dial-up, China Yellow Pages. Otro rotundo fracaso, que no le impidió, sin embargo, fundar Alibaba en su apartamento en 1999 con 17 amigos y $60.000 que habían aportado entre todos.

Su humilde compañía de comercio electrónico comenzó su andadura con el objetivo de conectar las pequeñas empresas chinas a los mercados globales. Objetivo que hoy en día podría parecer tan legítimo como el de cualquier otra compañía, pero que sin embargo muchos tildaban de locura en aquel entonces, con eBay abriéndose paso en el mercado asiático como una flecha.

“En 2002 di un discurso en la Universidad de Harvard. Después de mi charla, un director general de una empresa extranjera vino a preguntarme si estaba loco. Me dijo que había estado en China durante muchos años, y que no creía que mi manera de gestionar una empresa fuese capaz de funcionar en aquel entorno. Lo invité a visitar Alibaba. Después de una estancia de tres días, me dijo, “Ahora lo entiendo. Aquí tiene a otras 100 personas tan locas como usted”.

Ahora, 15 años después, Alibaba sostiene el récord de mayor oferta pública inicial en la historia de Estados Unidos, con $25 mil millones de dólares y una capitalización de mercado de $231 mil millones, más que Amazon ($153 mil millones) y eBay ($65 mil millones) juntas.

En un país donde las empresas estatales dominan los negocios y la mayor parte de empresarios de éxito deben su riqueza a los lazos con el Partido Comunista, destaca la figura del millonario hecho a sí mismo. El sueño americano encarnado en un chino. Los grandes fracasos de su vida, sin embargo, quedaron grabados en su humildad y personalidad de hombre de a pie. El día que Alibaba salió a bolsa, se abstuvo de tocar la característica campana en la Bolsa de Nueva York. “Alibaba se fundó para ser de los clientes”. Jack Ma se las arregló para que ocho clientes de Alibaba hicieran sonar la campana de apertura en su lugar.

Toda lo que necesitas saber de economía y empresas en una sola web.

Leave A Reply

Loading Facebook Comments ...
Shares

¿Te gusta? Sigue leyendo